jeudi 10 mai 2018

El Adoureño à son aise à Séville

El tercero fue un novillo muy noble pero muy flojo. El Adoureño toreó muy despacio a la verónica en el saludo de capote y mejor en un quite a cámara lenta. Llegó el animal a la muleta embistiendo con nobleza pero sin gas. El Adoureño, afanoso, recetó tandas sobre la mano derecha con buen gusto aunque el novillo se quedó muy corto. Mató de tres pinchazos y estocada. El sexto fue el novillo más desagradecido del envío. De nuevo se lució El Adoureño con el capote en verónicas lentas y de mucha cadencia. El novillo llegó con escaso recorrido a la muleta y la faena no pudo pasar de voluntariosa sin lograr redondear ninguna tanda. Acabó su labor con manoletinas antes de matar de dos pinchazos y estocada.
Carlos Crivell - Aplausos


Muy bueno fue el tercero de la tarde en lo que duró. El Adoureño manejó con mucha cadencia el capote, ejecutando lances de cartel de toros. Brindó el novillo a su paisano Juan Leal. Con la muleta empezó con un cambiado en los medios donde ya se quebranto algo más, el novillo duró dos o tres tandas en la muleta del joven galo, lo suficiente para arrancar la música. El viento comenzó a complicar la faena, que se fue degradando poco a poco, demorándose a la hora de matar. Fue silenciado.


Muy respetuosa la afición sevillana frente a la buena voluntad de el Adoureño en el sexto. Lo intentó dándole distancia al animal, invadiendo las cercanías pero nunca cogió vuelo la faena. Labor silenciada.
Maurice Berho - Mundotoro